6 Reasons dogs chase their tails

[ SPANISH ]
It usually happens out of the blue: you’re reclining in your living room and suddenly your dog stands up and starts running in circles, chasing its tail. Apart from it being kind of hilarious, there may be some very legitimate reasons that your dog decides to start attacking a part of its own body.

1.  Canine Compulsive Disorder (CD). Similar to the human      version of obsessive compulsive disorder (OCD), your      dog’s persistent tail-chasing (among other things like excessive      licking, chasing shadows and staring) can have some      psychological background. In addition to exhibiting similar      behaviors, such as early-onset and repetitiveness of actions, neurologically speaking, the conditions are similar across canines and humans. Tail chasing is a hallmark trait of CD, and is more common in bull terriers and German shepherds.

  1. Epilepsy. Canine and feline epilepsy is not limited to convulsions or loss of consciousness — it can also be related to behavioral changes, such as increased aggression, fly catching at nothing, imaginary biting, non-stop tail-chasing or flank sucking. This can be related to a psychomotor seizure (also known as a Complex Partial Seizure). These seizures happen in the area of the brain responsible for movement and behavior; related actions can last anywhere from minutes to hours.
  2. Cholesterol Levels. A study has found that dogs that suffer from high cholesterol were found to chase their tails more than dogs that did not. The high cholesterol may affect blood flow to the brain, changing a dog’s mood or behavior.
  3. Fleas, Ticks, Worms, Bowel Irritations. Some dogs will chase their tails to “catch” whatever is hurting them. Chasing their tail isn’t necessarily so much of them chasing their tail, as chasing what is on or near it.
  4. Boredom. Not all tail chasing is necessarily a health problem. Some dogs may chase their tails simply out of boredom. Dogs that are confined to small spaces and don’t have much interaction with humans or other animals can sometimes do it just to entertain themselves.
  5. Encouragement. If you laugh when your dog, especially your puppy, chases its tail, it may see it as a sign of positive reinforcement and continue the behavior. Conversely, if a dog receives little attention (or no attention), but receives negative reinforcement when chasing its tail, the dog may do it simply because it wants any attention it can receive.

So, what can you do?  Unfortunately, there isn’t any one cure-all for tail-chasing, but there are some things you can try to curb the behavior.

Increase their exercise and social interactions — just by having a little more activity and interaction in their day, a dog may feel better and more secure, thus alleviating tail chasing. Some medication can be useful, including fluoxetine (Prozac®) or paroxetine (Paxil®), but other strategies may need to be employed in addition to medication.

As always, when concerned about your dog’s behavior or health, consult your veterinarian.

6 Razones por las cuales los perros persiguen sus colas

Usualmente esto pasa de la nada: usted está recostado en su sala y de un momento a otro su perro se para y empieza a correr en círculos, persiguiendo su cola. Aparte de que se ve muy chistoso, existen razones legítimas por las cuales su perro decide atacar partes de su propio cuerpo.

1. Trastorno Compulsivo Canino (CD por sus siglas en      inglés). Similar a la versión del trastorno obsesivo      compulsivo humano (OCD por sus siglas en inglés), la      persistente persecución de la cola de su perro (entre otras      cosas como lamer excesivamente, perseguir sombras y mirar      fijamente) puede tener un trasfondo psicológico. Además de exhibir comportamientos similares, como el inicio precoz y la repetición de acciones, neurológicamente, las condiciones son similares en los caninos y los humanos. La persecución de la cola es un rasgo distintivo de CD, y es mucho más común en los bull terriers y los pastores alemanes.

  1. Epilepsia. La epilepsia canina y felina no está limitada a convulsiones o pérdida de conciencia – también puede estar relacionada con cambios en el comportamiento tales como un aumento en la agresividad, golpeando el aire con las patas, morder imaginariamente, perseguir la cola sin parar o chupar el flanco del cuerpo. Esto también puede estar relacionado con  una convulsión psicomotora (también se conoce como una Convulsión Parcial Compleja). Estos ataques se producen en el área del cerebro responsable por el movimiento y el comportamiento; acciones relacionadas pueden durar de minutos a horas.
  2. Niveles de Colesterol. Un estudio ha encontrado que los perros que sufren de un colesterol alto persiguen su cola mucho más que aquellos perros que no tienen el colesterol alto. El colesterol alto puede afectar el flujo de la sangre al cerebro, cambiando el estado de ánimo y el comportamiento del perro.
  3. Pulgas, Garrapatas, Gusanos, Irritaciones Intestinales. Algunos perros persiguen sus colas para “capturar” lo que les está doliendo. Cuando están persiguiendo su cola no están necesariamente persiguiendo su cola, pero es más persiguiendo lo que está en ella o cerca de ella.
  4. Aburrimiento. No toda la persecución de la cola es  necesariamente un problema de salud. Algunos perros persiguen su cola simplemente por aburrimiento. Los perros que están confinados a espacios muy pequeños y no tienen mucha interacción con los seres humanos u otros animales a veces pueden hacerlo solo para entretenerse.
  5. Estimulo. Si se ríe cuando su perro, especialmente su cachorrito, persigue su cola, puede que ellos lo vean como una estimulación positiva para continuar este comportamiento. Inversamente, si el perro recibe un poco de atención (o nada de atención), pero recibe estimulación negativa cuando persigue su cola, el perro lo puede estar haciendo simplemente porque quiere toda la atención que pueda recibir.

Así que, ¿Qué puede hacer? Desafortunadamente, no hay una cura para todos los problemas de perseguir su cola, pero hay algunas cosas que usted puede intentar hacer para parar este comportamiento.

Aumente su ejercicio y las interacciones sociales – solo por tener un poco más de actividad e interacción en su día, un perro puede sentirse mejor y más seguro, aliviando la persecución de su cola. Algunas medicinas pueden ser útiles, incluyendo la fluoxetina (Prozac®) o paroxetina (Paxil®), pero se deben utilizar otras estrategias en combinación con el medicamento.

Como siempre, cuando esté preocupado por el comportamiento o por la salud de su perro, consulte con su veterinario.

 

Comments are closed.