Farmers on alert for worldwide drought, flood risk

[ SPANISH ]
Not everyone is happy with the steadily increasing temperatures after a brutal winter. In fact, the rising temperatures can mean anything but good news, according to a report issued from Australia.

Australia’s Bureau of Meteorology has recently cited temperature anomalies in the Pacific Ocean, saying that the surface is growing increasingly warm, which could result in an El Niño. Models put the potentially crop-devastating forecast at 70% likelihood.

Small changes, such as an increase of the surface temperature of the ocean, can cause an El Niño.

When the wind blows from east to west along the equator, water is pushed westward, bringing up the deeper, colder eastern waters. While winds themselves aren’t abnormal at all, it is what happens when the wind tapers that becomes the problem. Weaker winds mean that less cool water gets pulled up in the east, making the waters warmer.

Stay with us, because that isn’t all that cumulates into an El Niño. When the ocean is warmed, the winds are weaker. And when the winds are weaker, water from the east is not pulled up from the depths to cool the ocean. When the water is not pulled up, the ocean warms, causing in weaker winds, which doesn’t pull the cool water up, which … well, it just keeps going.

It’s a circular process called “positive feedback,” which is what makes an El Niño grow.

But why does this put farmers in multiple areas of the globe at risk? The problems associated with an El Niño may begin in the ocean, but spread over land.

The strange weather patterns can cause drought across the Asia-Pacific region, and conversely, heavier-than-usual rains in South America. What makes the situation even worse is the occurrence of Atlantic hurricanes during this time as well.

According to Bloomberg, El Niños occur every two to seven years; the last occurrence was in 2009-10. Since then, the Pacific has been in a cooler state, or El Niños opposite, La Niña.

The meteorological event could cause issues to many crops worldwide, but particularly to cocoa, coffee, sugar and palm oil products.

Climate experts from Australia’s Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization say that the impending El Niño could be one of the strongest we have seen recently.

To put a “strong” El Niño into perspective, Tech Times cites that almost $45 billion worth of damage was incurred during the worst-ever El Niño ever recorded in 1997-98. Additionally, mosquito-transmitted diseases were on the rise during that time, and flooding in China from the event killed over 1,500 people.

How much damage will this El Niño bring? Only time will tell, but if past events and current predictions are any indication, we’re in for an equally brutal summer from this year’s frigid winter.

UPDATE: Do newest predictions from the National Weather Service’s Climate Prediction Center gives more credence to the prediction of an El Niño, or do they rebuke predictions from Australia? The CPC forecasts drought to much of the western part of the U.S., and lower-than-average temperatures in the midwest.

A visual depiction of an El Niño event from the National Climactic Data Center.

Los agricultores en alerta ante el riesgo de sequía e inundaciones alrededor del mundo

No todo el mundo está contento con el constante aumento de la temperatura ambiental después de haber tenido un invierno tan brutal. De hecho, el aumento de las temperaturas no quiere decir nada excepto malas noticias, según un reporte emitido de Australia.

La oficina de meteorología de Australia ha localizado recientemente anomalías de la temperatura en el Océano Pacifico, diciendo que la superficie se está volviendo cada vez más cálida, lo cual puede resultar en El Niño. Los modelos muestran que existe un 70% de probabilidad de que el pronóstico el cual es potencialmente devastador para los cultivos ocurrirá.

Los cambios pequeños, tales como el aumento de la temperatura en la superficie del océano pueden causar El Niño.

Cuando el viento sopla del este al oeste a lo largo de la línea del ecuador, el agua es empujada hacia el oeste, y extrae a la superficie las aguas más frías y profundas del este. Mientras los vientos en si no son anormales, es lo que pasa cuando la velocidad del viento disminuye que se convierte en un problema. Menos viento quiere decir que menos agua fría es extraída del este, volviendo la temperatura del agua más cálida.

Quédese con nosotros, porque esto no son todas las cosas que se acumulan resultando en El Niño. Cuando se calienta el océano y los vientos no son tan veloces. Y cuando los vientos no son tan veloces, no se extrae las aguas frías del este en el fondo del océano. Cuando el agua no es extraída, el océano se calienta, causando una disminución en la velocidad de los vientos, por lo cual no se extrae el agua fría, por lo cual…bueno, esto simplemente continúa.

Es un proceso circular que se llama “retroalimentación positiva,” esto es lo que hace que El Niño crezca.

Pero, ¿Por qué pone esta situación a los agricultores de diferentes lugares del mundo en riesgo? Puede que los problemas asociados con El Niño empiecen en el océano, pero se expanden hasta la tierra.
Los patrones climáticos extraños pueden causar sequia a través de la región Asia-Pacifico, e inversamente, lluvias más abundantes de lo habitual en América del Sur. La ocurrencia de huracanes en el Atlántico durante este tiempo tiende a empeorar la situación.

De acuerdo con Bloomberg, El Niño ocurre cada dos a siete años: la última ocurrencia fue en 2009-10. Desde entonces, el Pacifico ha estado en un estado más frio, o lo contrario de El Niño, La Niña.
Este fenómeno meteorológico puede causar problemas a muchos cultivos en todo el mundo, pero en particular a los productos de cacao, café, azúcar y aceite de palma.

Los expertos en clima de la Comunidad Científica de Australia y de la Organización de Investigación Industrial dicen que el inminente El Niño podría ser uno de los más fuertes que hemos visto recientemente.

Para describir El Niño con la palabra “fuerte” hay que ponerla en perspectiva, Tech Times estima que ocurrieron casi $45 billones de dólares en daños durante el peor El Niño de la historia en 1997-98. Adicionalmente, hubo un aumento en las enfermedades transmitidas por mosquitos, y la inundación en la China debido al evento mato a más de 1.500 personas.

¿Cuánto daño traerá El Niño? Solo el tiempo lo dirá, pero si los acontecimientos pasados y las predicciones actuales son una indicación, vamos a tener un verano igual de brutal al invierno tan frígido que tuvimos este año.

Comments are closed.